Mulhouse, Francia – Primeros pasos en la experiencia Au Pair

Hoy, hace exactamente un año, estaba aterrizando en el aeropuerto internacional de Basilea-Mulhouse-Freiburg y siendo recibida por dos niños franceses que me hablaban sin cesar en una lengua que entonces desconocía. Hoy hace un año del inicio de mi estancia como Au Pair en una ciudad alsaciana y, como es época de recapitulaciones y reflexiones, no podía faltar una sobre esta experiencia, tan a la orden del día en la actualidad.

aupair-6

Antes que nada, lo primero que hay que saber es en qué consiste ser Au Pair. Las Au Pair son chicas que se integran en una familia de un país extranjero y hacen un intercambio: ellas viven en casa de la familia, con gastos pagados y un dinero de bolsillo semanal a cambio de cuidar de los hijos de estos. Uso el femenino al hablar de las Au Pair ya que, por lo general, son chicas, aunque cada vez hay más hombres entre ellas. Existen diferentes plataformas que ponen en contacto a estos dos colectivos: en mi caso, yo utilicé AuPairWorld. Esta página te permite, de forma gratuita, buscar familias con unos criterios de búsqueda que facilitan que se adapten a tus expectativas: país, número de hijos, fumadores o no, etc. Esta plataforma funciona muy bien en Europa, pero si se prefiere viajar al otro lado del charco, se debe contactar con agencias algo más especializadas, que te ayudan a gestionar los permisos de residencia y la visa.

La duración de la experiencia es totalmente negociable (aunque en EEUU es un mínimo de un año!), en mi caso fueron 7 meses. Después de haber explicado un poco en qué consiste ser Au Pair, voy a intentar responder a las típicas primeras preguntas que surgen antes de embarcarte en la experiencia. Y la primera de todas suele ser: ¿Te gustó la experiencia? ¿Lo recomendarías? Y es que aunque parezca que basta con un sí o un no, no es así. No es así porque hay partes que te gustan y otras que no y no se lo recomendarías a todo el mundo. Y en caso de recomendarlo, siempre lo haría contando todo lo malo primero porque lo primero que hay que asumir es que esto no es un Erasmus. Aquí, por mucho o poco que sea, trabajarás, y eso te alejará de la vida de los estudiantes internacionales, que comparten épocas de exámenes y épocas de vacaciones.

Por lo tanto, ¿qué debes saber antes de embarcarte en esta experiencia?

aupair-7

  • Antes que nada, cárgate de paciencia. Estarás en una casa ajena y deberás adaptarte a sus costumbres y sus manías. Cada familia organiza el trabajo de las Au Pair como mejor le conviene y eso deberías saberlo más o menos antes de irte. Por ejemplo, en mi caso, yo solo tenía que hacer las tareas de la casa que corresponden a un hijo más: quitar y poner la mesa, poner el lavavajillas o la lavadora, etc. Sin embargo, conozco casos en los que se esperaba de la Au Pair que hiciera labores de limpieza, de cocina y cosas más allá. Estas cosas hay que preguntarlas antes de irse y, en caso de que se hagan, confirmar que te pagarán un extra por ello.
  • Los temidos babysitting o, lo que es lo mismo, las noches en que tienes que quedarte de canguro. Esta práctica varía de unas familias a otras y, mientras que en la mía me pedían mínimo uno por semana, conocí chicas que habían hecho 1 o 2 en todo el año. Además, sería recomendable que te pagaran extra por ello, ya que está “fuera de tu horario laboral”, aunque no siempre se tiene esa suerte.
  • Por último y no por ello menos importante, llegamos a los niños. ¿Tienen que gustarte? Yo no lo creo, pero sí que tienes que tener mucha paciencia y autocontrol. Si no lo tienes, nunca te recomendaría esta experiencia. En mi caso personal, antes de irme no tenía un excesivo amor por los niños en general, siendo sincera. Además, a eso se sumaba el hecho de que nunca había tratado con niños en el día a día desde que yo dejé de serlo. Por ese motivo, las primeras semanas e, incluso, los primeros meses, se hicieron más complicados. Yo no sabía hasta donde podía llegar yo, ni hasta donde podían llegar ellos: yo no sabía castigarles si hacían algo mal y tampoco sabía qué cosas consideraba esa familia que estaban mal. Porque estás en una casa desconocida y, por lo general, las familias que contratan Au Pairs tienen consentidos a sus hijos y se les permite hacer cosas que a ti no se te habría ocurrido hacer en toda tu infancia. Mis niños además estaban acostumbrados a tener Au Pair, por lo que no les pillaba de nuevas y lo que hacían era probarme en un principio, para ver hasta dónde podían llegar sin que me cabreara. Por eso, con mi nula experiencia anterior, en un principio me costó pillarles el tranquillo, pero TRANQUILIDAD, al final lo haces.

Estas son solo unas pequeñas pinceladas de lo que puedes encontrarte en un principio al emprender esta aventura, pero, por supuesto, no todo es malo. Y lo bueno es que a lo malo te acabas adaptando y, cuando te vas, por lo general, recordarás solo lo bueno.

aupair-3

A mí esos dos peques de 4 y 6 años me enseñaron y me recordaron muchas cosas que pareces asumir de niño, pero acabas olvidando de adulto. Y es que, una de las cosas buenas que habían hecho los padres, era no dejarles aficionarse a las tecnologías ya. No veían casi la tele y por lo general jugaban como los niños han hecho toda la vida: con juguetes e imaginación. Y eso te ayuda a ver los mundos interiores de dos niños que aún saben envolverse con ellos. Y, al final, inevitablemente acaban poniéndote una sonrisa en la cara con sus juegos y ocurrencias.

Además, otra de las lecciones de vida que me dejó esta experiencia, mirando al largo plazo, es darte cuenta de las consecuencias de consentir a tus hijos. Las familias que contratan a una Au Pair suelen tener hijos consentidos, lo que te hace entender las consecuencias de la falta de atención por parte de los padres, que intentan suplir con regalos y caprichos. Cuando lo sufres en tus propias carnes en forma de rabietas, gritos y pataletas, puedo asegurar que se te quitan las ganas bien de tener hijos o bien de malcriarlos.

aupair

Este es solo un primer acercamiento a mi experiencia como Au Pair, pero poco a poco iré compartiendo más claves, partes de la experiencia y consejos. Eso sí, antes de terminar esta primera reflexión sobre la experiencia, quiero dejar claro que si volviésemos al 14 de enero de 2016, yo volvería a irme, sin lugar a dudas.

5 comentarios en “Mulhouse, Francia – Primeros pasos en la experiencia Au Pair

  1. Hola!! cómo estás? me encantó tu blog, muy buenas historias, te escribo porque yo quiero irme de aupair por las mismas razones que tú, y es para aprender el idioma en Francia, y ya tengo un perfil en Aupairworld, pero hay veces me da susto que no sean confiables las familias, tienes algunos tips que me puedas recomendar para identificar una buena familia, también te quería preguntar si conoces más aupairs en Francia, y si estuviste recibiendo clases esos meses, qué precio tienen y la duración, muchisímas gracias!! y que pena preguntar tanto.
    Maria Roa!

    Le gusta a 1 persona

    1. Hola Maria Roa!
      Me alegro de que te haya gustado tanto mi blog y que te pueda servir en lo que sea para iniciarte en la experiencia AuPair. Sobre las dudas que me comentas te digo:
      – Para escoger una buena familia tengo que decirte que hay una enorme parte de suerte. Otras chicas AuPair que conocí estaban encantadas antes de irse y al llegar todo fue un desengaño, pero no te asustes, porque también lo he visto al contrario. Lo único que te puedo decir es que hables con ellos lo máximo posible antes de irte y dejes las cosas claras y que, si han tenido una AuPair antes, te pasen su contacto para contarte cómo es el día a día allí. Yo lo hice y me sirvió de mucho a la hora de decidirme.
      – Yo conocí a varias AuPairs y me hice amiga de algunas de ellas, pero también ayuda mucho meterse en los grupos de Erasmus y salir bastante, así conoces a locales e internacionales. Es más fácil de lo que parece si estás dispuesta a conocer gente!
      – Sobre las clases, yo me apunté a una especie de Escuelita para adultos y fui a clases durante 3 meses que me costaron en torno a 100 euros en total.
      Espero que te sirvan estos consejos y que te animes a vivir esta experiencia porque tiene muchas cosas buenas, la primera de todas, que aprendes un idioma!
      Gracias y mucha suerte Maria!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s