Alicante, España – La poalà del Raval Roig

Un niño persigue al que podría ser su padre, su tío o vecino. Corren por toda la calle con un cubo lleno de agua. Se resbalan, se caen y vuelven a levantarse para seguir persiguiéndose. El hombre dirige al niño algunas palabras de desaliento para desmotivarle en su carrera, sin éxito. El chaval va haciendo intentos de lanzamiento, la mayor parte de ellos en vano. Hasta que llega el momento y, por fin, el agua alcanza su objetivo. Se paran en seco, mojados hasta las trancas y se tiran al suelo. Se ríen como locos y es lo que parecen. El agua vuela por todas partes y no hay compasión para nadie. No importa la edad, todos acaban empapados por igual.

poala

Una vez cruzadas las vallas que cortan la calle Virgen del Socorro en el Raval Roig de Alicante, prepárate para lo que viene. La poalà es la original forma de este barrio de cerrar sus tradicionales fiestas, las más antiguas de la ciudad, a principios de septiembre. Grupos de amigos, familias enteras y gente desconocida de todas las edades salen a las calles armados simplemente con una cubeta llena de agua. Desde las ventanas, los vecinos lanzan agua a los transeúntes incautos con pistolas de agua y barreños. Todo el barrio está jugando y, aparte del sonido del agua al impactar contra el suelo, todo lo que se escuchan son gritos y risas.

Este barrio de pescadores y marineros engalana sus calles para la ocasión, lo que da a este barrio un encanto añadido a sus vistas privilegiadas. Desde la plaza del Topete se obtiene una perspectiva privilegiada de las playas del Postiguet y del Cocó, lo que convierte al Raval Roig en visita obligada todo el año, aunque principalmente la semana de sus fiestas. Concursos culinarios de todo tipo, preparando desde alioli hasta paellas o calderos; cucañas, juegos y actividades de todo tipo llenan estas calles de movimiento durante los últimos días del verano.

poala-2

La poalà es digna de ver y es imposible salir de allí sin una sonrisa. Durante un rato, gracias a una cubeta de agua, todos se vuelven niños y no hay mayor objetivo que mojar al otro. Y eso, de tanto en tanto, no nos viene mal a nadie  🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s