Los Vosgos, Francia – Rodeando el Lago de Kruth-Wildenstein

Tras cuatro meses viviendo en Mulhouse (Alsacia, Francia), finalmente el buen tiempo nos animó a conocer los Vosgos. La región francesa de Alsacia -pegada a Alemania por el este y a Suiza por el sur-, comparte el conjunto montañoso de los Vosgos con su vecina, Lorena. Esta cadena montañosa sirve, de hecho, de frontera natural entre ambas regiones. 

Los Vosgos son un gran atractivo en esta zona en todas las épocas del año. Durante el invierno, por las numerosas pistas de esquí que pueden encontrarse en ellos. En el resto de estaciones por diferentes motivos, que van desde la Ruta de los Vinos que se encuentra a sus faldas en la parte alsaciana, hasta los numerosos castillos que coronan sus cimas o las rutas senderistas que los recorren.

Al carecer de coche para movernos por estos lares, tuvimos que decidirnos por la opción del transporte público que, a pesar de no dar muchas opciones para la visita, no nos decepcionó. Desde Mulhouse cogimos un tren que nos llevaría hasta el pueblo de Kruth, integrado en el Parque Natural Regional de los Balones de los Vosgos. Para llegar hasta allí tuvimos que coger dos trenes de hecho: un tram-train que nos llevaba hasta el pueblo de Thann, y desde allí un tren que nos dejó en la estación de Kruth. Una vez en la estación, recorrimos el pueblo siguiendo las señales que indicaban hacia el Tour du lac.Este recorrido circular de unos 4,2 kilómetros de longitud te lleva a rodear el Lago de Kruth-Wildenstein, un lago artificial alimentado por el río Thur, en la parte alsaciana de los Vosgos.

Lago Kruth
Camino hacia el Lago de Kruth- Wildenstein

Entonces, una vez dejado atrás el pueblo, cogimos un camino que discurría entre campos verdes y montañas, y acababa en el Camping du Schlossberg. Rodeamos el recinto por la carretera y seguimos subiendo por la misma hasta alcanzar el muro de la presa que delimita el lago. En ese punto empieza el recorrido circular del lago, que puede hacerse en los dos sentidos. Nosotras decidimos atravesar el muro de la presa y continuar por la carretera viendo a nuestra izquierda el lago, con las montañas de fondo.

La ruta que elegimos discurría a cierta altura del lago, por lo que el acceso hasta éste para bañarse no era sencillo en esos puntos. Aun así, a lo largo del camino había varios recodos que permitían contemplarlo y daban una buena perspectiva de su amplitud. Tras un rato de marcha llegamos a un sitio de recreo, con una caseta -donde vendían comida y bebida y había aseos-, y diferentes opciones para disfrutar del lago y del buen tiempo. La zona contaba con una tirolina, barcos a patín, canoas y zonas de césped con un acceso sencillo al agua. En nuestro caso, tras un pequeño picnic, nos decidimos a bañarnos, aunque el remojón no duró demasiado rato (el agua estaba helada!). Eso sí, nos sirvió para refrescarnos ya para el resto del camino. 

Lago Kruth 2Lago Kruth 3Lago Kruth 4

Continuamos la marcha hacia la zona norte del lago, por una carretera semejante a la que dejábamos atrás, pero con menos vistas hacia el lago. Esta fue la parte menos atractiva del trayecto para mí. Al final, alcanzamos la zona superior del lago, donde había otra zona de recreo. La gente en esta zona estaba pescando, tomando el sol y, los más valientes, bañándose. Eso sí, esta zona no contaba con instalaciones de ningún tipo. Continuamos y llegamos hasta un pequeño puente, que marcaba el fin del lago por el norte y, al girar para continuar la marcha hacia el sur, nos integramos en un pequeño bosque, repleto de musgo y de árboles que proporcionan un descanso del sol.

Lago Kruth 5

El camino de vuelta transcurre por un sendero que en varias ocasiones se encuentra situado justo al lado del lago. Ya sea pasando por la orilla o por puentes, en este camino de vuelta, tenemos el agua mucho más cerca. Por este lado del lago no encontramos ninguna zona de recreo, pero sí que hay varios llanos donde la gente se sentaba a descansar, tomar el sol e incluso algunos, a hacer barbacoas. Una vez llegamos al cruce con el muro de la presa, retomamos el camino de vuelta por donde habíamos venido. 

La conclusión que sacamos de nuestra escapada a los Vosgos, es que es una de las mejores opciones para un domingo soleado en Alsacia. El recorrido está además bastante bien señalizado: si hasta un par de extranjeras pudo encontrarlo, teniendo como punto de partida la Gare de Kruth, os aseguro que no tenéis de qué preocuparos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s